20 octubre, 2020

ManicomioXtremo

Donde los frikis se vuelven locos.

Una despedida

Hace unos meses vi una puesta en escena de un colega filósofo, el tema era la despedida.

En ese momento acababa de experimentar una ruptura bastante abrupta.

Cabe mencionar que eso me sensibilizó en gran manera y me hizo analizar el tema a profundidad.

Me parece que en el teatro como en las series de TV o las películas es imposible en gran manera no sentir empatía u odio por los personajes.

En este caso no solo me sentí empático sino que durante varios momentos me sentí el estelar.

Como es natural el antagonista es o era parte del problema y al mismo tiempo era el co-estelar.

Esta nota tiene nombre y apellido pero a pesar de eso creo que bien puede ser una manera de sentir esa necesidad de expresar lo que a veces no podemos.

Esta reflexión es al mismo tiempo parte de mi proceso para dejar ir a esa persona.

Ahora en verso

Se suele iniciar este tipo de escritos con un saludo, de manera irónica debes saludar antes de despedirte.

Sin embargo hace días que no hablamos, algo que solíamos hacer cada noche.

Cada vez que intento pensar en algo inteligente para decir antes de que te vayas, mi mente solo da tumbos en torno al problema.

Hace semanas que mi optimismo se ha visto mermado y cada vez que pienso que dejarte ir es lo correcto…

Bueno pues creo que mi realidad me regresa; sé que no volverás porque el camino al frente se ha bifurcado.

La vida ha decidido llevarnos por caminos separados y difícilmente creo que nos vuelvan a juntar.

Ha sido por parca funesta que nuestros destinos se enlazaron y en una broma del destino la distancia nos ha separado.

La rueda del tiempo no detiene su giro, y yo me siento afligido

Sea cual sea la razón por la que semejante cosa nos ocurrió al menos puedo decir que cambiaste mi corazón.

Sacaste de mí la mejor versión y de manera mágica lograste animar  un corazón que estaba seco.

De cierta manera estoy harto de la gente insensible que me dice que si te fuiste es porque algo mejor viene, o que me dice que quizá más adelante regresarás…

Ellos no te conocen como yo, y sé que a pesar de que esto te dolió estás decidida a no repetir, estás decidida a no mirar atrás.

Reconozco que una de las virtudes más grandes que tienes es tu asertividad, hoy sé que nada te hará caer.

Esta despedida ya no es más para hablar del pasado sino para desearte la mejor de las suertes.

Decir que a pesar de que me habría encantado que me llevaras en el equipaje, no tengo reclamo alguno porque no lo hayas hecho.

Mi padre un día me dijo “Hijo que tú sí sea un sí y que tú no sea un no”

Habría preferido no decírtelo ese trágico día porque tú no fue definitivo.

Pero ahora hay un camino por delante, las oportunidades vienen una vez en la vida y cumplir un sueño es lo más bello.

Las cosas que se nos han permitido vivir nunca se han alejado de mi corazón, recuerdo la primera vez que te vi…

Jamás olvidaré las primeras palabras, el primer beso, la primera cita.

Las pláticas por la noche, las películas que quisimos ver, las que vimos.

La música que compartimos, las risas que jamás fingimos, las caminatas tomados de la mano.

Las canciones que toqué para ti, y sobre todo esa sinceridad al momento de hablar.

Hoy quizá soy no más que un bonito recuerdo, eso es quizá lo que te llevaste contigo.

En los momentos de aflicción y delirio nunca olvides que mi corazón te pretense, y cíñete con esos recuerdos para que a pesar de que el sol no brille tú nunca te sientas sola.

De nada habría servido seguir tratando de convencerte que había otras formas de solventarlo.

Hoy te vas, hace unos días que no estás cerca, pero hace meses que no estás conmigo…

Tu viaje comenzó hace unos meses solo que no habías partido…

Jamás cambiaría un momento a tu lado por nada que me ofrecieran.

Jamás te falle a una promesa, jamás te fallé y jamás lo haría….

Aun cuando ya no lo quieres mi amor nunca te ha dejado.

¡Oh destino inmediato!, ¡oh destino último!, ¡oh Dios bendito!

Que el destino nos alcance cuando tenga que alcanzarnos, que el Destino teja su red para enlazarnos o separarnos.

Que el tiempo consuma todo y si no es ni mi destino ni mi Destino estar contigo, le pido a Cronos que devore el sentimiento que llevo conmigo.

Espero de todo corazón que jamás olvides lo que aquí se ha quedado.

De todo corazón espero que jamás olvides lo que juntos compartimos.

Adiós, au revoir, arrivederci…

 

A %d blogueros les gusta esto: