El crepúsculo de los dioses

El crepúsculo de los dioses

“Para vivir solo hay que ser un animal o un Dios, dice Aristóteles. Falta el tercer caso: hay que ser las dos cosas, filósofo…”Friedrich Nietzsche (El Crepúsculo de los ídolos)

A pesar de que este escrito tiene por inspiración el nombre de un libro de Nietzsche no enfocaré mis esfuerzos a explicar el libro. En cambio abordaré la problemática que tiene pensar en un ocaso de los dioses.

En una nota anterior escrita ya hace un tiempo comenté que el atardecer es una referencia al final de un ciclo; es natural pues pensar que al hablar de un ocaso se piensa en el final de una era mística, en la cual, tenía importancia los dioses.

Podemos hablar de Aristóteles aprovechando la cita anterior y decir:

“Todos los hombres por naturaleza desean saber” (Metafísica: Libro A)

Este principio es el nacimiento de todas las ciencias.

En algún punto éstas fueron divididas y con mayor frecuencia se fue perdiendo el respeto por la filosofía.

Nunca totalmente lejos de ella las explicaciones de lo que nos rodea siempre regresan para poder establecer de manera lógica todo descubrimiento.

Piensa por un momento que las matemáticas sin una interpretación lógica no son sino símbolos sin sentido. Por otro lado con los conocimientos del código se puede pues explicar un fenómeno.

Pero esto no expresa porque un crepúsculo de los ídolos.

La primer explicación de la humanidad a lo que acontecía fueron los dioses, prueba de ello son los vestigios de cada civilización y su énfasis en los dioses.

Hoy en día el interés por los Dioses se ha ido diluyendo, cada día hay menos creyentes y feligreses en las iglesias.

La disminución progresiva fue anunciada tiempo atrás por el filósofo que en las palabras de un loco dijo:

“-¡os lo voy a decir! Lo hemos matado, ¡vosotros y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos!… ¡Dios ha muerto! ¡Dios seguirá muerto! ¡Y nosotros lo hemos matado!”(Gaya Ciencia)

Pero he aquí que los dioses de los hombres no son solo los de los míticos panteones.

La referencia de esta cita habla de todos los dioses y sus tipos, al decir que dios ha muerto se refiere también al dios de la modernidad (la ciencia).

Los dioses han muerto porque todo intento de sustento ontológico en ellos ha muerto. La frágil comodidad y seguridad que en ellos se ceñía en ellos se ha vuelto progresivamente menos racional.

Regresamos al periodo del oscurantismo, pero ¿a qué le debemos esto? ¿No se supone que los filósofos y los científicos traerían claridad? ¿O es que acaso es que nunca se fue por el camino correcto?

Más bien es que nunca definimos la realidad per se, todo lo que consideramos real o verdadero fueron sino ilusiones y sueños. Nuestro camino nunca estuvo marcado por la razón, sino que siendo racionales apelamos a la locura para responder nuestras preguntas.

Quizá enfermamos de razón y la respuesta siempre estuvo enfrente pero reusamos aceptarla.

En definitiva pensar que Descartes pudo tener razón y todo esto ser un sueño, sueño al que hace tiempo renunciamos a entender; o quizá somos el producto de una mente perversa que nos puso la respuesta enfrente y cada que nos acercamos se mueve.

Nos movemos entre la realidad y la ficción, hablamos de realidad y asignamos valores a cosas que no son físicas, hablamos de acciones y de bolsas de valores que juegan solo en la imaginación, pero en modo alguno son ellas reales, sin embargo son proyecciones y cosas que no tienen referencia directa en el presente, o son tan fugaces que  son presente un instante y después son historia o de cosas que están por ocurrir.

¿En qué momento ocurrió esto? No dudo que la economía funcione con proyecciones, de esta forma lo intangible tiene alto valor.

Si por un momento analizamos la vida en la modernidad tiene a la base solo ideas, ideas que en la realidad tienen impacto y justificaciones de sustentos entre la realidad y la imaginación. Sólo a través de la realidad se sustentan dichas ideas, mismas que tienen un valor asignado arbitrariamente.

Es curioso que los alimentos que son fundamentales para la vida sean menos importantes que otras y que dichos valores asignados hagan que lo demás se sostenga.

Es decir  las empresas más grandes no sean ahora las que tienen producciones físicas, y que las empresas de la comida no sean las que muevan la economía. La función de la industria alimenticia sustenta pues el poder de otras empresas.

¿Qué consideramos como algo real? Piensa por un momento que las corporaciones más grandes hoy en día son FB y Goo… ¿Comprendes a lo que me refiero?

La crisis alimenticia es algo tangible y resulta menos importante siempre que las acciones de G… Me pregunto si es que realmente soy el único que cree que algo no anda bien.

Reemplazamos a la iglesia por la ciencia y confiamos en aquellos que sentaron las bases de la vida moderna. Sin embargo, es triste que la vida parece ya no tener sentido ¿Y si Descartes tenía razón? Y si somos solo una simulación. Culpamos de la situación a los dioses y se hizo responsable de esto a Jehová, pero ¿Realmente es Él el culpable? Después de todo, nuestras decisiones nos han llevado a donde estamos hoy.

¿Y si realmente Sócrates tenía razón y nuestro “genio maligno” realmente era maligno y no algo bueno? Quizá los sofistas tenían razón y los filósofos eran el cáncer de la sociedad, pensando que la razón nos ha llevado a volvernos locos.

Quizá los dioses nunca fueron los culpables y al matarlos realmente matamos a la razón; abrazando la locura dijimos que ésta era la razón y pervertimos así la razón, todo el sentido que la razón pudo tener perdió ante la locura.

Nietzsche tenía razón y matamos a Dios, quizá la manera en la que se entendía a Dios no fue la correcta, quizá pensar que Dios es el sustento ontológico como se planteó no fuel el correcto. ¿Es pues Dios coexistente con la nada? O más bien la respuesta está en la filosofía negativa de los místicos, quizá Eckhart tenía razón y Dios es nada.

Mi idea es que Dios es nada que quepa en categorías humanas, consideramos pues a la nada como algo total; lo que debimos de haber creído es que la nada es donde Dios se muestra.

Siendo así nada cabe en Dios, pero Dios cabe en todo. Mi base para decir esto es Martín Heidegger, su visión de la nada puede ser más acertada que la comprensión de la nada como absoluta. Dios como algo posible en contra punto con su negación plena.

Pensando en los panteones místicos tanto de la religión órfica como los nórdicos e incluso los egipcios, todos cuentan con una versión apocalíptica de los dioses. Entonces esto estaba destinado a ocurrir, en su ausencia el hombre se hizo señor de la naturaleza y está terminando con el mudo. Llegó el crepúsculo de los dioses, trajimos la muerte y la destrucción al mundo; en nuestro intento por creer lo que decía el epígrafe fracasamos.

¿Cuál es pues la verdad? Quizá somos solo un proyecto de ciencia de un niño de 5 años, o quizá solo enloquecimos… ¿Qué opinan maniacos?

Gracias por ver este contenido. Se Despide AX el filósofo Sígannos en nuestras redes.

Xaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *